24 feb

¿Son saludables las conservas?

La conserva es un método para preservar los alimentos durante largos períodos envasándolos en recipientes herméticos. A menudo se piensa que los alimentos en conserva son menos nutritivos que los alimentos frescos o congelados, incluso algunas personas afirman que contienen ingredientes nocivos y debe evitarse su consumo. Veremos como esto no depende del método de conservación, y que una receta en conserva puede ser tan saludable como una comida casera.

El proceso de conserva requiere de un tratamiento a alta temperatura. Esto podría destruir algunos de los nutrientes aunque también mejora su digestión y sabor, de la misma forma que ocurre en cualquier proceso de cocinado.

De hecho, la conserva mantiene sin afectar la mayoría de los nutrientes de los alimentos, como proteínas, carbohidratos y grasas. La mayoría de los minerales y vitaminas liposolubles (como por ejemplo la A, D, E y K ) también se mantienen inalteradas. No obstante, las vitaminas solubles en agua tales como la B y la C son sensibles al calor, por lo que también pueden perderse igualmente en cualquier proceso de procesado, cocción o almacenamiento utilizados comúnmente en el hogar.

Por tanto, aunque el proceso de conserva puede dañar ciertas vitaminas, las cantidades de otros compuestos saludables pueden aumentar. Por ejemplo, los tomates y el maíz liberan más antioxidantes cuando se calientan, lo que hace que las conservas de estos alimentos sean una fuente de antioxidantes incluso mejor.

El proceso de conserva puede variar ligeramente según el producto, pero hay tres pasos principales. Estos pasos incluyen el procesado, el envasado y la esterilización.

– El procesado de los alimentos comprende cualquier tratamiento de los alimentos como pelado, picado, corte, deshuesado o cocinado, de forma similar al tratamiento que se les da en la cocina de nuestra casa.

– El envasado que pueden hacerse en distintos materiales, aunque preferiblemente debe realizarse en vidrio, pues no altera el producto, soporta perfectamente las temperaturas altas y es más sostenible.

– Por último, la esterilización se realiza aumentando la temperatura y presión para matar cualquier microorganismo dañino y evitar así el deterioro del alimento. Esto permite que estos productos sean estables durante incluso varios años, además de totalmente seguros para comer.

También se dice que las conservas tienden a ser altas en sal o en azúcar añadido, lo cual puede tener efectos no deseables para la salud, así como contener ciertos conservantes o estabilizantes artificiales (los famosos «E»). Como con todos los alimentos procesados, es importante leer la etiqueta y la lista de ingredientes y elegir la mejor opción.

Por suerte, la conservas no necesitan ningún ingrediente artificial. En esta línea, Carlota Organic cocina únicamente con productos naturales y ecológicos, respetando el proceso tradicional para guardar todo el sabor y calidad en nuestras saludables recetas.

No todos los alimentos en conserva son iguales, de ahí la importancia de escoger una opción saludable y de calidad. Comer sano no está reñido con no tener tiempo para cocinar. Carlota pone en tu mesa platos nutritivos y sabrosos, que permiten guardar y transportarse cómodamente para calentar y comer en cualquier ocasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web usa cookies para mejorar su experiencia. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar